Tipos de chocolate

Existe en el mercado gran cantidad de excelentes productos hechos con chocolate, con una gama tan grande de tipos, calidades, rellenos y sabores que a menudo se presta a confusión. A continuación, ofrecemos una breve guía de todo lo que se debe saber para poder disfrutar al máximo del mejor chocolate.

Chocolate negro (llamado también amargo)
El chocolate negro, también llamado sin leche o amargo, debe contener un mínimo de un 34 % de cacao puro, aunque cuanto mayor es la proporción de cacao mejor es el chocolate. Hasta hace poco tiempo, el chocolate negro con un contenido de un 30 % de cacao puro era considerado chocolate de alta calidad. Actualmente, el mínimo exigido de cacao es de un 60 %, y los chocoadictos incluso prefieren que la proporción sea de un 70-80 %. El chocolate negro de alta calidad contiene poco azúcar. El hecho de añadir azúcar al chocolate ha sido comparado con el de añadir sal a la comida. Hay que utilizarla para mejorar el sabor, pero no para destruirlo. El chocolate de primera calidad contiene vainilla pura, una especia cara que se extrae de una variedad de orquídea que crece en Madagascar. También contiene un mínimo de lecitina, un estabilizante inocuo de origen vegetal. En el chocolate sin azucarar, que sólo se encuentra en tiendas especializadas, el contenido de cacao puro puede llegar al 98 %.

El chocolate cobertura
El chocolate de cobertura es el de más alta calidad que usan los profesionales, especialmente para rellenar o forrar pasteles y bombones. Suele tener un 32 % de manteca de cacao, lo que permite moldearlo en capas mucho más finas que el chocolate ordinario.

El chocolate con leche
Para algunos entendidos, el chocolate con leche no puede ser considerado auténtico chocolate, aunque hay algunas marcas de una calidad excelente Una buena marca de chocolate con leche puede contener un 40 % de cacao, sin embargo la mayor parte del producido industrialmente contiene un 20 % y tiene un alto contenido en azúcar, a menudo de hasta un 50 %. También puede contener hasta un 5 % de grasa vegetal, que se utiliza como sucedáneo de la mantequilla de cacao, que es más cara, y de edulcorantes artificiales.

El chocolate blanco
Este tipo de chocolate es básicamente mantequilla de cacao sin apenas cacao sólido, con azúcar, edulcorantes y leche Tiene la misma intensidad de sabor que el negro Se vende sobre todo por su valor estético o porque proporciona un atractivo contraste de color en los bombones y pasteles de chocolate. Las marcas de mejor calidad son seguramente las francesas y las suizas Las marcas británicas suelen contener aceites vegetales en vez de manteca de cacao, así como edulcorantes sintéticos.

Comprobación de calidad
Los cinco sentidos -vista, olfato, oído, gusto y tacto- intervienen en la apreciación de la calidad del chocolate Hay varios puntos a tener en cuenta en este sentido.
Apariencia: El chocolate tiene que ser suave, de aspecto brillante y de un color caoba-negro lo más puro posible.
Olor: El chocolate no tiene que tener un aroma muy dulzón.
Sonido:Tiene que ser un sonido duro pero quebradizo y hacer un “clac” característico al ser partido en dos. Si al partirlo forma astillas, está demasiado seco; y si es difícil de partir está muy ceroso
Tacto: El chocolate con un alto contenido de manteca de cacao debe empezar a fundirse rápidamente con el simple calor corporal de los dedos, esta es una buena señal. Una vez introducido en la boca debe fundirse instantáneamente con una suavidad absoluta y no tiene que tener ningún resto de granulosidad.
Sabor: El chocolate contiene un auténtico caleidoscopio de sabores y aromas que debe seguir manifestándose una vez en la boca. El tipo de sabor básico es un ligero amargor con un punto de acidez, una cierta dulzura con un toque de agrura, y un mínimo indicio de salobridad que contribuya a resaltar los sabores del cacao, la pina, el plátano, la vainilla o la canela.

Almacenamiento
La humedad y el calor son los principales enemigos del chocolate. Las manchas del calor son el resultado de los cristales de la manteca de cacao que suben a la superficie y 1 cristalizan de nuevo. No afecta a su sabor pero sí a su aspecto. Las producidas por la humedad son los cristales de azúcar que afloran a la superficie, donde se disuelven en contacto con la atmósfera antes de cristalizar formando una capa gris. La temperatura ideal para almacenar chocolate es entre 10 y 15°C, más alta de la normal en una nevera, y la humedad debe rondar entre 60 y 70 %. El chocolate absorbe fácilmente los aromas de su entorno, por lo que es conveniente guardarlo en recipientes herméticamente cerrados.

pastel de chocolate

Tabletas de chocolate blanco, con leche y negro de primera calidad.

 

Comentarios

  1. EDBLIN JIMENEZ BENITEZ dice:

    ESTE CONTENIDO DE INVESTIGACION ES MUY EXCELENTE Y DE MUY BUENA CALIDAD

  2. griselda hernandez dice:

    el chocolate es bueno pero tambien dañino pero hay que comerlos de vez en cuando

Opina

*